NUESTRA HISTORIA

Esta entrada también está disponible en: Inglés

 
 
“Carmen es diabética”, nos dijo el médico.
El mundo se nos derrumbó cuando oímos esas terribles palabras.
Él continuó, “Carmen tiene Diabetes Mellitus 1, es una enfermedad crónica y no tiene cura”.
 
No podíamos creer lo que estábamos oyendo, en aquella época estábamos tan ajenos a este tema que pensábamos, que muy poca gente, principalmente personas mayores, sufrían esta enfermedad, pero no nuestra Carmen, SÓLO TENÍA 4 AÑOS!!
 
“Deben estar equivocados”, nos repetíamos, negábamos una y otra vez esas palabras que nadie quiere oír, “¡¡Diabética, Dios mío!!”
Mientras intentábamos aceptarlo, lo cual no fue fácil, hubo un periodo de confusión e inseguridad, solíamos preguntarnos: ¿por qué nuestra hija? , ¿Qué íbamos a hacer?, ¿Cómo íbamos a superarlo?
Y en vez de seguir luchando contra la evidencia, la aceptamos y empezamos a mirar hacia el futuro, siempre teniendo en nuestro pensamiento a nuestra preciosa Carmen. Para nosotros fue tan duro, que cualquiera que tenga un hijo con el mismo problema, se puede imaginar cómo nos sentimos en aquellos momentos. Sin embargo, fue tan diferente para Carmen, ella se lo tomó como un juego, y nos sabemos el porqué, pero aceptó la diabetes con todas las inyecciones como si nada hubiese pasado. Como padres le agradecemos cada día porque continuamente nos da una lección de vida, su actitud nos ha ayudado muchísimo.
Consecuentemente, nuestras vidas, como la de cualquier familia donde hay  un niño con diabétes, han cambiado un montón, siempre teniendo como objetivo la mejor calidad de vida para nuestra hija.
Nuestra historia sin embargo, no acaba aquí. Hay un añadido, Carmen tiene diferentes necesidades basales durante el día, principalmente, por la mañana y por la noche. Su endocrina nos sugirió la bomba de insulina, así que nuevos miedos aparecieron otra vez, temíamos qué hacer en verano, en la piscina, en la playa, qué ropa podía llevar, etc… Parecía no haber otra opción, así que tras reflexionar y consultar con Carmen, tan madura para una niña de 6 años, nos decidimos ir a por ella.
La cita con el médico parecía que nunca iba a llegar, pero sí que llegó, y Carmen consiguió su bomba; y….¡¡ eligió la rosa, cómo no!!
Los comienzos con la bomba no fueron fáciles, éramos un poco escépticos, pero poco a poco nos fuimos haciendo con ella, sobre todo gracias a mi mujer Mara, que es el verdadero páncreas de Carmen.
Actualmente Carmen tiene 7 años, es una niña alegre, deportista y muy inteligente que tiene un hermano de año y medio, Ángel (como su padre). Somos una familia muy feliz que convive con la diabetes y sueña con una cura en un futuro muy próximo.

_MG_3484

8 Comments

  1. Alexandra Patricia Gomez /Reply

    Leyendo este hermoso y real testimpnio. Claramente me doy cuenta la diferente pespectiva y vision que tienen los padres con relacion a nosotros, diabeticos tipo 1 diagnosticados a temprana edad. Por fortuna y apesar que nadie quiere escuchar el diagnostico de diabetes cuando somos nin@s lo aceptamos mas facilmente. Lo unico que NO varia en ningun caso de nin@, joven, adulto con diabetes, es la importancia que tiene nuestra actirud y la de nuestros padres y familia frente a nuestra condicion. Si mantenemos un equiabierto a la educacion, apoyo y disciplina. ES EL MEJOR REGALO REGALO QUE PODEMOS RECIBIR PARA NUESTRO PRESENTE Y FUTURO !!!

  2. Inma /Reply

    Buenos días!! Me llamo Inma, tengo un hijo de 2 años y media, con diabetes desde los 10 meses. Os he conocido a través del blog de Patricia Santos, “Vive tu diabetes”. Vivimos en Cartaya (Huelva), ya veis que estamos cerquita. José Antonio, que es como se llama mi hijo, aun no lleva la bomba, mi endocrina me lo ha propuesto, pero igual que habéis contado vosotros, me da un poco de “respeto”, no se si llevar todo el día una maquinita colgada a Jose le va a gustar. Es cierto que huye de los pinchazos de insulina, asi como al principio no se quejaba…ahora ponerle la insulina a veces resulta difícil. Me gustaría saber como fueron los primeros días de Carmen con la bomba y que tal la aceptó. Muchas gracias por lo que haceis. Espero seguir en contacto con vosotros y Enhorabuena!! sois una familia preciosa. Inma Moreno.

    1. Carmen /Reply

      Hola Inma!, los comienzos fueron como el que espera los reyes magos, de ilusion, ella estaba encantada de no volver a pincharse mas, fue un paso mas en su vida con diabetes, y te lo recomendamos que si puedes implantarsela que lo hagas, ya que siempre podrias volver a los pinchazos como tu dices, ellos se adaptan a todo, nosotros somos los que pensamos que no lo van a lograr, asi que adelante, te ayudaremos en todo lo que necesites, y con nuestras fundas no tendran problemas en llevarla, gracias por todo.

  3. Malena /Reply

    Cuando he leido este relato me han venido a la mente todos los recuerdos de cuando mi niña debuto. Emma debutó a los 3 años y tres meses. Ahora tiene 6 años y medio y es una niña super feliz. Siempre ha tenido rechazo por los pinchazos de insulina. Ahora nos han propuesto ponerle la bomba de insulina. He preguntado en diversos foros y nadie me contesta. Mis mayores temores son de cara al verano. Nosotras vivimos en Mallorca y en verano estamos siempre o en la playa o en un parque acuatico que esta al lado de casa… Se que la bomba se puede desconectar para bañarse y eso… ¿Pero no da problemas la arena? ¿Y a la hora de tirarse por toboganes acuaticos? La verdad es que estoy echa un lio. Llevo tres dias buscando información y leyendo todos los comentarios que encuentro por la red sobre el tema. Pero como ya te he comentado no he conseguido poder hablar directamente con nadie que la use. Te agradeceria muchisimo si pudieras darme tu opinion personal sobre mis dudas. Gracias de antemano

  4. IRIA /Reply

    Hola,
    Tengo un peque de dos años y medio que debutó con diabetes hace uno. Le acaban de poner una bomba de insulina con la que estamos muy contentos. Dicha bomba lleva vinculado un sensor de glucosa que nos da su valor de glucosa y la tendencia en la pantalla de la bomba. Mi pregunta es si podríais hacer algún cinturón con el bolsillo con ventanita de plástico transparente para poder ver la bomba sin necesidad de sacarla del bolsillo.

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *